10 consejos para aprovechar tu entrenamiento

Si estás gastando dinero y tiempo valioso en entrenamiento personal,  mereces obtener grandes resultados. Y mucho de eso depende de ti.

  1. No hables tanto. Aunque un poco de charla construye una buena relación y mantiene las cosas vivas, un flujo constante de conversaciones pequeñas puede ser perjudicial – particularmente cuando ambos se distraen de sus ejercicios, en tiempo y forma.
  2. Llega a la hora. Cada minuto que llegas tarde a la hora programada para ponerte en forma puedes desechar totalmente el plan de entrenamiento preparado. A los entrenadores nos gusta que los clientes lleguéis temprano para hacer un calentamiento adecuado antes de que comience la sesión.
  3. Respeta el cronómetro. Hay una razón por la que los entrenadores especificamos descansos de 30 o 60 segundos entre series y os pedimos que mantengais la intensidad de los intervalos cardiovasculares durante duraciones específicas. Apégate a ese momento y verás mejores resultados.
  4. Come sano. Ninguna cantidad de ejercicio puede ocultar la evidencia de una mala dieta. Sigue los consejos nutricionales de tu entrenador, haz el cambio a alimentos más completos y naturales, y te sorprenderá la diferencia que marca.
  5. Sinceridad. Tu entrenador tendrá dificultades para manejar tu programa y sus resultados si dices que estás haciendo más ejercicio o comiendo mejor de lo que es realmente. Sé sincero acerca de lo que estás dispuesto a hacer, de esa forma permitirás que tu entrenador pueda aconsejarte sobre los resultados que puedes esperar.
  6. Sé positivo. Muchos entrenadores tenemos aversión a la frase “No puedo hacer eso”. ¿Tienes una lesión? entonces dí “Tengo una lesión” – y deja que el entrenador se ajuste en consecuencia. Y mantente abierto a probar cosas nuevas, aunque no sean fáciles al principio.
  7. Confía en tu entrenador. Está bien hacer preguntas acerca de por qué estamos haciendo ciertos ejercicios, pero al final debes confiar en la experiencia de tu entrenador. Interrumpir y discutir puede hacerte perder el tiempo y socavar la dinámica de la relación, causando frustración para ambos.
  8. Duerme tus horas. La recuperación de tu condición física y el progreso dependen del sueño adecuado. Y también lo hace tu energía disponible para entrenamientos. Presentarse agotado limita drásticamente el potencial de tus sesiones.
  9. Sé franco. Los entrenadores personales pueden ser intuitivos, pero no son lectores de mente. Diles cómo sientes tu cuerpo, y cómo llevas tu motivación, para que puedan ajustar su régimen basado en tu retroalimentación.
  10. Pon tu corazón en ello. Si realmente quieres estar más sano y en forma, lleva esa actitud a tus sesiones de entrenamiento y a tu disposición para cambiar tu vida. El entusiasmo engendra éxito.